Andando mundos

Blog de andanzas, viajes y experiencias

Erfurt, o el corazón de Alemania

Deja un comentario

erfurt-0Hace más de un año y medio que vivo en Erfurt. Me perdonarán el cliché, pero ¡el tiempo pasó volando! Como ya casi puedo (o quiero) considerarme una conocedora de la ciudad, acá van algunos datos y tips para todo aquel interesado en saber un poco más sobre esta semi-desconocida capital provincial alemana.

La historia de Erfurt comienza allá por el 742, cuando San Bonifacio solicita al entonces Papa Zacarías permiso para fundar una diócesis en lo que aún no era una ciudad. La locación central de Erfurt fue lo que determinó su apogeo en la Edad Media: la ciudad era el punto donde se cruzaban la Via Regia – que iba de las ciudades de la cuenca del Rin a Rusia – y la ruta comercial que unía el sur de Alemania con el mar del Norte y el Báltico. Gracias a su privilegiada situación geográfica y al comercio de textiles, la ciudad floreció y se enriqueció.

En 1389 se funda la Universidad de Erfurt donde estudiaron, entre otros, Martin Lutero y Johannes Gutenberg. Tras más de 400 años en funcionamiento, en 1816 es cerrada por la fuerza cuando la ciudad pasó a formar parte de Prusia. Recién reabierta en 1994,  acá es donde estudio

Imagen

La entrada de la Universidad.

 Parte de la antigua Alemania del Este, Erfurt jugó un papel fundamental en la reunificación: aquí fue donde se reunieron por primera vez desde la división los cancilleres del Este y el Oeste en 1970, dando inicio al acercamiento de los dos bloques.

Hoy en día alrededor de 220.000 personas viven en Erfurt, donde quien tenga ganas de visitar la ciudad (y/o visitarme) puede disfrutar de:

  • Mariendom e Iglesia de San Severo: imponentes íconos de la ciudad, estas dos iglesias se encuentran una al lado de la otra en la plaza principal Domplatz, creando un conjunto que quita el aliento sólo con observarlo de lejos. La catedral Mariendom tiene la campana libremente suspendida más grande de Europa, que sólo suena en contadas ocasiones al año porque genera tanta reverberación que resulta peligroso para los edificios vecinos. En esta plaza tienen lugar casi todos los festivales de la ciudad, que no son pocos. Nunca falta una vuelta al mundo, juegos al estilo parque de diversiones y, por supuesto, salchichas y cerveza.
Imagen

Erfurt desde la vuelta al mundo del Mercado de Navidad, el más lindo y concurrido.

  • Krämerbrücke: un puente de 120 metros de largo sobre el que hay 32 casas habitadas. Imperdible tomar un café en Mundlandung, más no sea para ver una de las casitas por dentro. En los comercios sobre el puente se pueden conseguir verdaderas artesanías locales, aunque a precios elevados.
Imagen

Krämerbrücke desde uno de sus lados.

  • Fischmarkt: la plaza más linda de la ciudad en mi opinión, rodeada de la municipalidad y varios edificios de estilo renacentista y pintados de colores hermosos.
Imagen

Rathaus (municipalidad) en Fischmarkt.

Imagen

Fischmarkt.

Más allá de ser una ciudad mediana para los parámetros alemanes, Erfurt tiene un encanto de pueblo chico que no se resigna a perder. En el centro histórico, por ejemplo, no está permitida la circulación de autos y tampoco hay negocios pertenecientes a grandes cadenas. La idea es preservar los comercios locales, por eso nunca falta un cafecito donde sentarse a descansar, entrar en calor (en invierno, otoño o primavera) y mirar la gente pasar. Los rastros que dejaron las décadas de socialismo no son muchos, pero se pueden observar en los típicos complejos de departamentos en bloque todos igualitos y en unos cuantos edificios antiguos abandonados que esperan ser renovados.

Imagen

Centro de Erfurt, frente a Domplatz.

Datos útiles:

Cómo llegar:

  • En tren, 2½ horas desde Berlín, 2 horas 15 minutos desde Frankfurt am Main.
  • En bus desde Berlin, 4½ horas, ¡pero un poco más barato que el tren!
  • En “auto compartido” (carpooling). Cuidado que algunos conductores NO entran a la ciudad, sino que los dejan sobre la autopista. Desde ahí es difícil encontrar transporte público, es mejor un vehículo que vaya hasta la estación central de trenes (Hauptbahnhof).

Dónde dormir: pueden encontrar un listado de todas las opciones disponibles acá.

Dónde comer: hay locales de comida turca por todas partes, panaderías a montones, y muchos restaurantes de todo tipo y presupuesto.

Mis preferidos:

  • Roter Elephant (Allerheiligenstraße 4) para una cena de comida alemana relativamente barata y rica.
  • Panadería Elmi (tiene muchísimas filiales en Erfurt) para un almuerzo rápido o un snack.
  • Café Mundlandung (Krämerbrücke 28) sobre el puente, o Goldhelm Schokolade (Krämerbrücke 12-14), una fábrica de delicioso chocolate artesanal con cafetería incluida.
Imagen

Atardecer en la estación de trenes.

About these ads

Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.