Andando mundos

Blog de andanzas, viajes y experiencias

Berlín en (mis) 10 lugares

3 comentarios

De mi primer viaje a Alemania, una de las cosas que más recuerdo es cuánto me gustó Berlín. Fue amor a primera vista, si se quiere. Fui con dos amigas que me había hecho en el intercambio, una suiza y otra finlandesa, aprovechando dos días feriados en la universidad. Como el pasaje en tren del sur al norte de Alemania es bastante caro, fuimos en auto compartido desde Stuttgart.

Llegamos a las 12 de la noche así que mi primera impresión de la ciudad se retrasó para la mañana siguiente. Cuando salimos del hostel lo primero que vi fue la avenida más ancha que había visto en mi vida. Ya sé que la 9 de Julio es “la más ancha del mundo”, pero esta era distinta. No sólo tenía varios carriles en ambas direcciones, sino que además las veredas eran tan pero tan anchas que daba la sensación de que la calle se extendía casi más a lo ancho que a lo largo. Los edificios eran todos muy parecidos, no muy altos ni muy bajos, pero muy imponentes. Se veía un cielo azul despejado en todas las direcciones y muchos árboles verdes y tupidos. Como para no enamorarse a primera vista.

Después de ese viaje hubo unos cuantos más, algunos de varios días y otros de pocas horas, y cada vez me fui de Berlín con una lista de lugares pendientes en mi cuaderno para conocer en una próxima visita. Es que la ciudad es tan grande (la más grande de Alemania en superficie y cantidad de habitantes) que siempre queda algo por ver, un rincón por descubrir, un museo por visitar. De lo que vi hasta ahora estos son, sin orden ni jerarquía, mis 10 lugares preferidos en Berlín:

1- Museo de la RDA

El museo que no dejo de recomendar, porque además de instructivo e interesante es súper divertido. Cuenta la historia de la República Democrática Alemana (o Alemania del Este) a través de la vida diaria de sus habitantes. Con un poco de humor e ironía detalla cómo comían, se vestían, vivían, se educaban, trabajaban y se iban de vacaciones quienes habitaban el sector de Alemania controlado por la Unión Soviética.

Un comedor bien típico

Un comedor bien típico

Y por si se preguntaban cómo era el baño...

Y por si se preguntaban cómo era el baño…

2- Panadería Kamps de Friedrichstraße 186 (Mitte)

Esta cadena de panaderías está en todas las ciudades medianas tirando a grandes de Alemania, pero ésta en particular me encanta. En verano los gorriones se las arreglan para entrar a pesar de las cortinas y comerse las migas que dejan los comensales, y en invierno es ideal para reponer energías tomando algo caliente en uno de los sillones con vista a la calle. Mi “factura” preferida, el bretzel con pudding de vainilla.

3- La cúpula del Parlamento (Reichstag)

Fue diseñada por Sir Norman Foster, un arquitecto inglés, y es una estructura de acero y vidrio súper tecnológica y amigable con el medio ambiente. Se la puede recorrer por dentro, ir subiendo por una rampa y admirando la ciudad a 360 grados. ¡Ojo que hay que registrarse online varios días antes de la visita y llevar pasaporte para poder ingresar!

4- El mercado de Navidad de Potsdamer Platz

El frío helado de diciembre se combate con Glühwein, o vino caliente especiado, en los mercados de Navidad. Si bien hay muchos en Berlín, este me gustó por su especie de pista de hielo en bajada, donde uno se puede deslizar sentado sobre un gomón gigante, como esos que se usan en las piletas. Pareciera que no, ¡pero toma buena velocidad! Si no pregunten a mi mamá.

5- El mini “museo” dentro de la Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche

La iglesia que conmemora al emperador Guillermo I fue construida entre 1891 y 1895, pero el bombardeo de la Batalla de Berlín durante la Segunda Guerra Mundial la dejó en ruinas casi por completo. El único fragmento que se mantuvo en pie es parte del hall de entrada y de la aguja. En ese sector hay un pequeñísimo museo (no realmente, más bien exposición) sobre la historia de la iglesia que me gusta mucho por las fotos y dibujos de fines del Siglo XIX que muestran cómo era Berlín en esa época.

Así era antes...

Así era antes…

...y así quedó post guerra.

…y así quedó post guerra.

6- La puerta de entrada al Zoo

A decir verdad, nunca fui al zoológico de Berlín, el más visitado de Europa, pero su portal de ingreso de la Budapester Straße me encanta. ¿Por qué? Porque al verlo me olvido que estoy en Alemania y me parece que aparecí en China. Esto gracias a su pórtico con dos elefantes que sostienen un techo de pagoda roja. La estructura actual es una reconstrucción de 1983-84 del original de 1899, destruido durante la Segunda Guerra Mundial.

7- Las cañerías a la vista

No es técnicamente un lugar, pero lo incluyo igual 🙂 Berlín está situada sobre un terreno pantanoso, y es por eso que estas llamativas cañerías rosas recorren la ciudad drenando y transportando agua subterránea. Lo llamativo no es el color, ¡sino que se encuentren en el aire!

8- La plaza Gendarmenmarkt

Dicen que la plaza Mercado de los Gendarmes es la más linda de la ciudad. Motivos no faltan, con sus dos iglesias enfrentadas casi idénticas, la Sala de Conciertos y un monumento a Schiller. Un dato curioso: aquí se realizó el último acto público de la República Democrática Alemana.

La catedral francesa y la alemana.

La catedral francesa y la alemana.

Monumento a Schiller.

Monumento a Schiller.

9- El mural de la East Side Gallery

La East Side Gallery es la porción más extensa del antiguo Muro de Berlín que aún se mantiene en pie. Hace unos años, varios artistas pitaron murales con temáticas relacionadas con la libertad, algunos más abstractos y otros menos. El que a mí más me gusta es la obra sin título del artista francés Thierry Noir, con sus cabezas de colores llamativos.

10- La avenida Karl Marx

Por si no lo sospechaban, confirmo que esta es la avenida que me flechó. Con casi 2 kilómetros de largo, discurre desde Strausberger Platz (cerca de Alexanderplatz) hasta Frankfurter Tores y su ancho es de 89 metros. Sobre esta avenida se pueden encontrar, entre otras cosas, el Cine Moscú de estilo súper socialista, la famosa librería del final de la película “La vida de los otros” y muchos típicos bloques de departamentos estalinistas.

Anuncios

3 pensamientos en “Berlín en (mis) 10 lugares

  1. muy divertido e informativo el museo de la RDA! pero por lejos lo mejor es el arte en el muro…

  2. Estuve 2 veces en Berlín y yo podría volver,volver y seguir descubriéndola, en invierno o en primavera. Qué bueno recordar el glühwein y las mantas y mecheros de calor para comensales en la vereda. Espero la próxima entrada con inquietud

  3. Pingback: 20 cosas sobre mi yo viajero | Andando mundos

Dejá tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s