Andando mundos

Blog de andanzas, viajes y experiencias


Deja un comentario

El arte de juntarse a cenar

OLYMPUS DIGITAL CAMERASituación 1: Buenos Aires, Argentina. Un martes cualquiera. Me llega un mail de una amiga organizando una cena el jueves de esa misma semana. Después de un número importante de correos sobre disponibilidad, ideas de menú, chistes y demases, al día siguiente queda establecida la cena del jueves.

Situación 2: Frankfurt, Alemania. Un martes cualquiera. Me llega un mail de una compañera de trabajo organizando una cena entre algunas personas del sector el jueves… de la semana siguiente. Alcanza con enviar una breve respuesta (sí o no) a quien envió el mail solamente y queda establecida la cita. Seguir leyendo


Deja un comentario

Ulan Bator, o la capital del bocinazo

DSC_0606Tras 25 días en Rusia, cruzar la frontera hacia Mongolia fue un choque más fuerte de lo que me había imaginado. Quizás me había acostumbrado al estilo ruso, a ver personas con ciertos rasgos físicos, a que no me entiendan una palabra si trataba de hablar en inglés, y a encontrar extranjeros con bastante regularidad. Si bien Mongolia se alineó a las políticas soviéticas desde 1958, contando incluso con un gobierno comunista hasta 1990, poco queda visible de esa época, al menos en lo que pude ver de Ulan Bator. Seguir leyendo


3 comentarios

Encuentra las 5 diferencias

OLYMPUS DIGITAL CAMERALa llegada a un país que no conocemos nos depara, en general, sorpresas. Es que si bien sabemos o nos imaginamos que allí las cosas se harán o funcionarán de otro modo, experimentar ese “otro” en persona nos genera asombro. Durante mi primera estadía en Alemania, allá por 2007, no dejaba de sorprenderme que los alemanes (o los que yo conocí) sí tomaban mucha cerveza, sí comían salchichas muy seguido y sí usaban sandalias con medias. Esos clichés que había escuchado o leído en algún lado estaban frente a mis narices, y aunque sabía de sus existencia no por eso me parecían menos llamativos. Seguir leyendo


1 comentario

Las cuatro etapas del viajero

cuatro-etapas-0Visitar o vivir en un país alejado del propio, ya sea geográfica o culturalmente, ofrece la posibilidad de conocer nuevos lugares, hacer amigos de distintas culturas y procedencia, probar comidas exóticas y, de a poco, expandir el horizonte en nuestras cabezas para que entren más recuerdos, más ideas y más afectos. Pasar un tiempo en otro país permite, también, atravesar las llamadas “cuatro etapas del choque cultural”Seguir leyendo